viernes, 9 de marzo de 2012

El ojo y sus enfermedades


El ojo

El ojo es un órgano que detecta la luz, por lo que es la base del sentido de la vista.
Se compone de un sistema sensible a los cambios de luz, capaz de transformar éstos en impulsos eléctricos. Los ojos más sencillos no hacen más que detectar si los alrededores están iluminados u oscuros. Los más complejos sirven para proporcionar el sentido de la vista.
Los ojos compuestos se encuentran en los artrópodos y están formados por muchas facetas simples que dan una imagen en mosaico, no imágenes múltiples, como a menudo se cree.
En la mayoría de los vertebrados y algunos moluscos, el ojo funciona como una cámara, proyectando imágenes en la retina, donde la luz se transforma, gracias a unas células llamadas fotorreceptoras, en impulsos nerviosos que son trasladados a través del nervio óptico al cerebro.

  • Invertebrados

Los invertebrados pueden presentar en general dos tipos de ojos: ojos simples, y ojos compuestos. Sólo en algunos grupos, como los cefalópodos o las arañas saltadoras, existen órganos visuales muy desarrollados que se aproximan a los de los vertebrados.
Los ojos simples son pequeñas cavidades con una sencilla retina y cubiertos por una córnea transparente. Su rendimiento óptico es muy limitado.
Los ojos compuestos están constituidos por múltiples elementos equivalentes, que se agrupan de tal forma que cada uno apunta en una dirección diferente y entre todos cubren un ángulo de visión más o menos amplio.
Cada omatidio es una estructura independiente que contiene varias células sensibles a la luz, situadas detrás de elementos ópticos transparentes que cumplen la función que la córnea y el cristalino desempeñan en los ojos de los vertebrados.
En el sistema nervioso se reúne toda la información de los diferentes omatidios y se forma una única imagen.

    • Cefalópodos

El ojo de los cefalópodos está muy desarrollado, es muy similar al de los vertebrados, y es un excelente ejemplo de convergencia evolutiva, es decir, ha llegado a una forma y función muy próxima a la de los vertebrados mediante un proceso evolutivo diferente.
Está compuesto de córnea, cristalino, iris y retina. El cristalino facilita el enfoque moviéndose hacia adelante o hacia atrás, mediante un mecanismo similar al de los peces. La retina se diferencia de la de los mamíferos en que no posee un punto ciego, pues las fibras nerviosas surgen directamente en la parte de atrás de la misma.

  • Vertebrados

La estructura y el funcionamiento del ojo es muy similar en la mayoría de los vertebrados. La pared está formada por 3 capas: la más interna o retina, la intermedia o coroides, y la más externa, que se llama esclerótica.
Posee una lente llamada cristalino, que es ajustable según la distancia; un diafragma, que se llama pupila y un tejido sensible a la luz, que es la retina.
Con la excepción de los peces, anfibios y ofidios, el enfoque se consigue gracias al cambio de forma del cristalino mediante un músculo llamado músculo ciliar.

    • Peces

La visión en los peces posee algunas características especiales: no presentan párpados, el cristalino es esférico en lugar de biconvexo y se encuentra muy cerca de la córnea. Además, el enfoque se produce gracias a unos músculos llamados retractores que mueven el cristalino hacia adelante o atrás en función de la distancia a la que se encuentra el objeto.

    • Anfibios

La vista es el principal sentido en los anfibios. Presentan tres párpados: el superior; el inferior, que es móvil, y una membrana nictitante transparente, que recubre el globo ocular cuando el animal está sumergido. Aparecen glándulas lagrimales que son necesarias para mantener la córnea humedecida cuando se encuentran fuera del agua. La acomodación se realiza por el mismo mecanismo que en los peces, moviendo el cristalino hacia adelante o hacia atrás.

    • Reptiles

Al igual que los anfibios, los reptiles poseen párpado superior e inferior y membrana nictitante. En las serpientes los párpados se une para formar una lentilla transparente que cubre el ojo. En algunas especies, existe un tercer ojo, conocido como ojo parietal.


Enfermedades del ojo

  • Glaucoma

Es una enfermedad caracterizada por una elevación de la presión intraocular hasta un nivel que produce un daño irreversible en las fibras del nervio óptico.

Las fibras del nervio óptico, se dañan cundo la presión intraocular se eleva por encima de un nivel que es variable de unos individuos a otros. Si la situación de presión elevada se mantiene durante mucho tiempo, o alcanza cifras exageradamente altas, estas fibras se pueden dañar de forma irreparable, es decir, la pérdida de visión se hace irreversible.

Cuando la totalidad de las fibras del nervio óptico se han dañado, se pierde por completo la capacidad de transmitir imágenes al cerebro, encontrándonos ante una ceguera total.

Por el interior del ojo circula un líquido, encargado de la nutrición de las estructuras internas del ojo. Este líquido cumple una función similar a la sangre, pero tiene la ventaja de que al ser totalmente transparente, que la luz traspasa este líquido, permitiendo al ojo cumplir la misión para lo que ha sido diseñado. Este líquido denominado humor acuoso, tiene un sistema de producción y otro de evacuación. El perfecto equilibrio entre estos dos sistemas, permite mantener prácticamente constante la presión intraocular.

    • Hay varios tipos de glaucoma:

1.- Glaucoma congénito:

Se produce como consecuencia de un desarrollo defectuoso de las vías de salida del humor acuoso. En las primeras semanas o meses de vida, el niño va a presentar lagrimeo y fotofobia. La córnea va perdiendo transparencia y se ve blanquecina. Simultáneamente, el ojo, como consecuencia del aumento de presión en su interior, va aumentando de tamaño.

2.- Glaucoma crónico de ángulo abierto:

Es el más frecuente de todos. Se produce por el deterioro progresivo del sistema de eliminación del humor acuoso, que de una forma natural se produce con la edad, pero en este caso se exagera hasta perder la capacidad de mantener una cifra normal de presión intraocular.

3.- Glaucoma agudo o de ángulo cerrado:

Es la más conocida por presentarse bruscamente con gran dolor y disminución de la visión, visión halos coloreados alrededor de las luces, e incluso sensación de náuseas, vómitos, etc... Se produce por el cierre brusco de las vías de eliminación del humor acuoso, como consecuencia de que por la forma especial del ojo de estas personas, el ángulo a través del cual se ha de eliminar este líquido, es excesivamente estrecho y, es posible, que en determinadas circunstancias, las paredes de este ángulo se pongan en contacto, obstruyendo por completo el paso.

    • Tratamiento de la glaucoma

Las posibilidades del tratamiento son mayores cuanto más rápido se haga el diagnóstico.

El tratamiento tiene como objetivo conservar la visión y el campo visual tal y como estaban en el momento del diagnóstico, ya que después es imposible la regeneración de las fibras del nervio óptico que ya estaban atrofiadas. La progresión del daño del nervio óptico, se evita manteniendo la presión intraocular en cifras normales.

Dependiendo del tipo de glaucoma se opta por el tratamiento médico o quirúrgico, hay glaucomas que únicamente responden al tratamiento quirúrgico, el congénito por ejemplo.

1.- Tratamiento médico:

En los casos más leves, es muy probable que la enfermedad se mantenga bajo control con la utilización de colirios hipotensores oculares. Estos colirios se han de aplicar una o varias veces al día, según prescripción del oftalmólogo y se debe mantener indefinidamente. Los colirios pueden producir reacciones adversas, locales o generales que deben ser comunicadas de inmediato al oftalmólogo para que proceda a modificar el tratamiento de modo que estos efectos adversos sean mínimos.

2.- Tratamiento quirúrgico:

Tratamiento láser: En el glaucoma crónico, el láser aplicado en la zona que se encuentra obstruida e impide el paso del humor acuoso, permite mejorar la salida de éste, disminuyendo de este modo la presión intraocular. Ésta técnica Trabeculoplastía, es muy útil para los pacientes que no toleran la medicación o que su presión intraocular no se mantiene.

Trabeculectomía: Esta operación consiste en crear una nueva vía de salida para que el humor acuoso abandone por ella el globo ocular y se mantenga así la presión en límites normales.

  • Cataratas

La palabra catarata asusta a mucha gente, porque se cree que significa ceguera; la realidad es que es una causa de pérdida de visión, que la cirugía puede resolver en la mayoría de los casos.

Una catarata es la pérdida de la transparencia del cristalino, estructura situada en el interior del ojo, por detrás de la pupila,”niña de los ojos”, que cumple la función de una lente, enfocando las imágenes en la retina, como un objetivo de una cámara de fotos, que enfoca la luz sobre la película (Retina).

    • Causas de las cataratas

Debe saber que la edad de presentación varía, que es frecuente la bilateralidad, que la evolución de uno a otro ojo varía y que la pérdida de agudeza visual es lenta y progresiva.

Existen otras causas relacionadas con agresiones externas, traumáticas, asociadas a enfermedades generales (diabetes), producidas por enfermedades oculares, por uso o abuso de fármacos (corticoides), causas ambientales, radiaciones ultravioletas, infrarrojos.

Existe un tipo especial de catarata, denominado congénita, que aparece en el momento de nacer, y puede pasar desapercibida, con alto riesgo para el desarrollo de la visión futura. Debe saber que todo niño después del nacimiento tendrá que ser examinado por un especialista.

    • Tratamiento

No existen medicamentos que curen las cataratas. Únicamente en casos aislados y favorables, pueden retrasar su progresión.

  • Ambliopía “ojo vago”

La ambliopía, “un ojo vago”, consiste en la pérdida parcial, mayor o menor, de la visión de un ojo, siendo generalmente monocular.

Puede ser, con menos frecuencias, bilateral, por existir defectos importantes de refracción en ambos ojos, especialmente astigmatismos severos, y también por una serie de cuadros que cursan con “temblor”, movimientos oculares involuntarios, llamado “nistagmus”.

    • Causa de la Ambliopía

El origen más frecuente es la presencia de un estrabismo en el que el niño fija mucho más con el ojo contrario al amblíope o vago, dicho estrabismo puede ser evidente, estéticamente manifiesto; o puede ser pequeño, microestrabismo, pudiendo pasar desapercibido, y por lo tanto, la falta de diagnóstico precoz, puede aumentar el riesgo de la ambliopía.

Otra causa frecuente es la anisometropía, o diferencia de graduación de un ojo a otro, que puede favorecer el retraso del desarrollo de la capacidad visual del ojo con mayor defecto, aumentando la ambliopía de dicho ojo.

    • Tratamiento de la Ambliopía

Dos objetivos:

1º Recuperar la agudeza visual máxima.

2º Mantenimiento de esta recuperación.

El Tratamiento de Recuperación debe ser:

Precoz.

El método más aceptado es la oclusión con parches directamente sobre el ojo sano.

La pauta de las oclusiones variará según los casos y la vigilancia debe ser extrema y cuidadosa, para ir acoplándola a las necesidades de cada momento.

El Tratamiento de Mantenimiento:

Va dirigido a estabilizar la agudeza visual conseguida, los procedimientos son varios, oclusiones o las llamadas “penalizaciones” métodos más suaves que las oclusiones sobre el ojo sano, correcciones ópticas especiales, dilataciones pupilares (niña de los ojos).

  • Hipermetropía:

Al contrario que el miope, estos pacientes tienen su ojo más corto que lo normal, eso trae como consecuencia que tienen grandes dificultades para la lectura y trabajos de visión próxima, pues la imagen se va a formar detrás de la retina. Los hipermétropes jóvenes, suelen tener una muy buena visión de lejos, sin embargo, a lo largo de su vida, van teniendo también dificultades crecientes en visión lejana.

Los niños pequeños, suelen tener una discreta hipermetropía que suele desaparecer hacia los 6-8 años. Las hipermetropías ligeras, no suelen presentar más complicaciones que los individuos normales, por el contrario, las hipermetropías elevadas, son en la infancia factor de riesgo importante para el conocido “ojo vago” y en el individuo de más de 50 años, un importante factor de riesgo para el glaucoma de ángulo estrecho.

  • Astigmatismo:

En el ojo normal, la córnea presenta una superficie anterior prácticamente como si fuera una esfera, en el individuo que padece astigmatismo, esta superficie es más curva en una dirección que en la perpendicular, como si fuese la mitad de un balón de rugby cortado transversalmente. Con una lente de tan mala calidad, el individuo que padece astigmatismo ve como cuando miramos a través de una lente imperfecta o de mala calidad. La persona con astigmatismo no tiene buena visión ni de lejos ni de cerca.

Presbicia (Vista cansada):

El cristalino es una lente elástica que tenemos en el interior del ojo. Gracias a esa elasticidad, puede modificar su forma bajo el efecto de un músculo (músculo ciliar) que se encuentra en el interior del ojo, unido al cristalino a través de una especie de tendón llamado zónula. Cuando necesitamos fijar nuestra vista en un objeto cercano, leemos, escribimos, enfocamos la pantalla del computador, etc., el músculo ciliar se contrae y el cristalino aumenta su diámetro antero posterior, transformándose e una lente de más dioptrías que nos permite enfocar correctamente a la distancia de trabajo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada